¿Vibrar o no?

Fuente: Denise Dresser | Reforma

13 Feb. 2017 ¿Vibrar o no vibrar? ¿Marchar o descalificar? ¿Enfrentar a Trump o denunciar a Peña Nieto? Esas fueron las preguntas hamletianas que dominaron el debate público en los últimos días, evidenciando nuestras divisiones, recalcando nuestras animadversiones, restando en vez de sumar. El debate se centró en los motivos turbios de unos y los cuestionamientos tramposos de otros. Que si la izquierda podía ir a una marcha convocada por la derecha. Que si uno debía marchar codo a codo con quienes siempre han descalificado las marchas y raras veces se paran en una. La discusión se volvió un pleito sobre quién posee el monopolio moral de las marchas: la “izquierda” purista que solo bendice a marchas cuando las convoca, o la “derecha” que las condena excepto cuando validan sus intereses.
Lo cierto es que hubo manipulación de ambas partes. Isabel Miranda de Wallace, irrumpiendo con el anuncio de que su marcha -México Unido- sería de denuncia a Trump pero de apoyo incondicional al gobierno. Televisa montándose sobre un esfuerzo que surgió de organizaciones civiles, en un obvio y contraproducente esfuerzo por revivir al Telepresidente. Figuras emblemáticas del conservadurismo intelectual, convocando a tomar las calles, cuando siempre han criticado a otros por hacerlo. Enrique Ochoa, anunciando que asistiría felizmente a marchar contra la corrupción, cuando su partido la ha hecho una marca registrada. Y finalmente, el propio Presidente felicitando al país por la unidad que las marchas demostrarían, sin entender que esa unión era en su contra. Actores que por apoyar las marchas, contribuyeron a debilitar su atractivo.

Por otro lado las izquierdas mimetizaron actitudes que tanto critican del otro bando. El sectarismo. La desacreditación socarrona, gratuita e intelectualmente deshonesta. La crítica a una movilización que catalogaron de “burguesa”, “pirrurris”, “activismo peluche”, “vedetismo intelectual”. La sorna clasista tan parecida a la que sus adversarios utilizan para trivializar las marchas por Ayotzinapa y tantos temas más, donde quienes marchan son calificados como “revoltosos”, “anarquistas”, “nacos” y “desestabilizadores”. Aquí se dio el reverso de la moneda. Nuestros auto-denominados líderes progresistas demostrando el peligro de odiar tanto a alguien, que comienzas a parecértele. Demostrando lo mismo que evidenció López Obrador cuando denunció la marcha masiva contra la inseguridad, esa de blanco, esa que detonó el impulso a los juicios orales y el nuevo sistema de justicia penal. Ayer, de nuevo, aguantamos la cruzada de la Santa Inquisición, con tuiteros pontificando sobre qué marchas son genuinas y aplaudibles, qué marchas son manipuladas y condenables.

Leer note completa: reforma.com/

Esta entrada fue publicada en Cultura de la Legalidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *