México, estado eficaz

Fuente: Hernán Mejía | Milenio

10 enero 2017. Para ningún mexicano en “edad de la razón” pasa desapercibido el clima de “malestar social” imperante en la mayor parte del país, causado fundamentalmente por los fenómenos de la pobreza, desigualdad, inseguridad, violencia, corrupción e impunidad que padecen millones de connacionales a lo largo y ancho del país; ello ha contribuido a la descomposición del tejido social y a la fuerte crítica ciudadana hacia la clase política. El gobierno integrado en su totalidad por Poderes Públicos (Legislativo, Ejecutivo y Judicial), Niveles de gobierno (Federal, Estatal y Municipal) y Organismos Constitucionalmente Autónomos (Banco de México, Instituto Nacional Electoral, Comisión Nacional de los Derechos Humamos, Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, etc.) es el responsable del nivel de satisfacción y aprobación que tiene su población con base en los resultados de desarrollo sustentable y calidad de vida que éste le provee.

Los recientes fenómenos criminales (vandalismo y saqueos) difundidos por los medios de comunicación muy particularmente por las “redes sociales” y suscitados en diversas regiones del país -independientemente de su origen- son una tarea pendiente de todos: sociedad y gobierno; es un llamado urgente a fortalecer nuestro estado de derecho constitucional y democrático. No debemos ser omisos y “darnos cuenta”, reconocer pero sobre todo trabajar en que el 51.6% de los inculpados por presuntos delitos cometidos en México son hombres; 12% mujeres; 0.2% personas jurídico-colectivas, el estado-gobierno; y en 36.2% de los casos no se identificó al inculpado (Fuente: INEGI. Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal 2016).

Los delitos que menos denunciamos son: Extorsión 96.5%, Robo o asalto en calle o transporte público 92.1%, robo parcial de vehículo 90.6%, fraude 89.8%, robo en forma distinta a los mencionados 87.4%, amenazas verbales 83.3%, robo en casa habitación 81.0%, lesiones 79.3% y robo total del vehículo 19.9% (Fuente: INEGI. Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2016). Y cuáles y cuántos delitos se cometen por cada 10 mil unidades económicas son: robo hormiga (1,352); robo o asalto de mercancía, dinero, insumos o bienes (1,105); fraude (715); extorsión (666); actos de corrupción (486); robo total o parcial del vehículo (463); robo de mercancía en tránsito (375); daño a instalaciones, maquinaria o equipo (131) y; delito informático o secuestro de algún propietario (89) (Fuente: INEGI. Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2015).

 

Leer nota completa: milenio.com/firmas/hernan_mejia/

Esta entrada fue publicada en Cultura de la Legalidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *