La gasolina reveló el desastre

Fuente: Eduardo R. Huchim | Reforma

11 Ene. 2017. La conducción política y económica de México en este sexenio ha sido torpe y errática, y el alza en el precio de la gasolina es la punta del iceberg del desastre y un despojar de sus últimas prendas de sensibilidad y de talento al Rey que, arrumbada la ética, no se ha percatado de que desfila desnudo.

El desastre, que tiene en su centro la corrupción, no puede ser resuelto con paliativos inútiles como los firmados el lunes 9 de enero y de los que, en buena hora, se deslindó Coparmex. Como acertadamente señaló Mexicanos Contra la Corrupción, “firmar acuerdos ausentes de contenido real y acciones concretas no abona a la construcción democrática de soluciones reales”. Y, agrego, exacerba la indignación social.

El gasolinazo está siendo el detonante que revela el fracaso de una conducción económica basada en frivolidad, corrupción, dispendio y también mentiras. Cito una reciente en palabras presidenciales: “Lo primero que hicimos antes de tomar esta medida, fue recortar el gasto del propio Gobierno de la República en casi 190 mil millones de pesos”. Mentira: pese a haber anunciado un recorte para 2015, el gobierno ¡aumentó su gasto en 4.2%! (México Evalúa). ¿Y 2016? De acuerdo con el politólogo Leonardo Núñez González (Animal Político), hasta septiembre el gobierno había gastado 220,262 millones más de lo previsto (Presupuesto: 3.54 billones; gasto: 3.76 billones). ¿Dónde está el recorte?

Una rectificación genuina y necesaria en la actual crisis pasa por tres reducciones urgentes: 1) La primera, que facilita las otras, es la inmediata baja del gasto público; 2) la disminución del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), y 3) devolver la gasolina a sus precios de diciembre.

En sus tres primeros años, este gobierno irresponsable y dilapidador aumentó su gasto en 19% (597 mil millones), porcentaje que rebasó el crecimiento de la población (3.4%) y el de la economía (6.3%). El ritmo de crecimiento del gasto de Peña (6% anual) ha sido mayor al de Fox (4.5%) y de Calderón (4.1%), como lo documenta el estudio “Las dos caras de TU moneda. Una mirada a la expansión del gasto público”, realizado por Mariana Campos, Esther Ongay y Daniela Balbino, de México Evalúa, el centro de análisis dirigido por Edna Jaime.

Otro rubro preocupante, por su monto y opacidad, es la deuda pública, que en 2016 rebasó el 50% del PIB y cuyo costo financiero fue de 313 mil mdp en 2015. La pregunta obvia es a dónde se fueron todos esos dineros del gasto y del endeudamiento. ¿Dónde están los nuevos hospitales para mejorar los servicios de IMSS e ISSSTE?, ¿dónde, las autopistas sin peaje (las pillerías en SCT son todo un tema, cuyo caso más reciente es el revelado por Rivada Networks)?, ¿dónde están las refinerías que hubieran atenuado los precios de gasolinas?, ¿dónde, las nuevas universidades públicas y las escuelas sin carencias inmobiliarias y mobiliarias?

Es urgente e imprescindible la disminución del gasto y es mentira que se deban afectar rubros sociales o de salud. Es tal su obesidad que existen muchas áreas para el recorte. Ejemplos:

a) En el plano federal y en los estados, el gasto electoral de 2017 será superior a 35 mil millones, incluido el financiamiento público a partidos. Si ese presupuesto se reduce a la mitad, no pasará nada irreparable. Eso sí: los partidos tendrán menos dinero para dilapidar en burocracia y en comprar votos, y los consejeros y otros funcionarios del INE no podrán adjudicarse bonos y prestaciones de ensueño.

b) Los excesos de diputados y senadores han sido profusamente documentados. Una reducción del 50% en el presupuesto del Congreso de la Unión tampoco produciría resultados irreparables pero, eso sí, ya no habría recursos para moches ni para cientos de aviadores.

c) Devolver a las arcas públicas los dineros y bienes sustraídos por ex gobernadores corruptos como los Duartes, Padrés, Borge y Moreira. Recuperar esos recursos, mediante la extinción de dominio y otros medios legales, es un clamor nacional.

@EduardoRHuchim

 

Leer nota completa: reforma.com/

Esta entrada fue publicada en Cultura de la Legalidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *