Mejor educación para combatir la desigualdad

Fuente: José González Morfín / El Universal

nicoCuando se discutía a finales de 2012 en la Cámara de Diputados la reforma al artículo tercero constitucional, escribía en estas mismas páginas sobre la importancia que tenía para México el lograr una reforma que garantizara a todos los niños y jóvenes de nuestro país una educación de calidad, y que también ayudara a combatir la desigualdad. Ahora, a dos años de distancia, podemos decir que con esa reforma y su legislación secundaria se dio un paso muy importante en la trasformación de nuestro sistema educativo. Cuando se aprobó la reforma educativa, estábamos conscientes de que su proceso de implementación llevaría tiempo y enfrentaría un sinnúmero de complicaciones, y tampoco en eso nos equivocamos. Sin embargo, no hay duda de que la reforma comienza a rendir frutos.

El problema de la desigualdad en nuestro país tiene, entre muchos otros factores, uno a todas luces relevante: la baja calidad de la educación pública en comparación con la educación privada y la disparidad de la misma entre las distintas entidades federativas. Son, precisamente, los estados con mayores niveles de pobreza en nuestro país: Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán los que presentan también los mayores rezagos en materia educativa. Por si fuera poco, es justamente en esos estados en los que se da una mayor desatención de los estudiantes por parte de los maestros, ya que éstos se encuentran permanentemente ocupados en conflictos de carácter político, lo que se traduce en abandono de sus tareas docentes. Se crea así un círculo vicioso: los niños más pobres, que necesitan con urgencia de una buena educación, son los que peor educación reciben y esto a su vez provoca que tengan casi nulas posibilidades de salir de la pobreza.

Un estudio publicado por la ONG Oxfam hace un par de años señala que, por ejemplo, 48% de las escuelas públicas no tienen drenaje, 31% carece de agua potable, 12.8% no cuenta con baños y 11.2% ni siquiera agua potable. Por si fuera poco, en 6 de cada 10 escuelas públicas los alumnos no tienen acceso a un equipo de cómputo y 8 de cada 10 estudiantes no cuentan con internet. Si queremos lograr mayor bienestar para todos es indispensable tener una educación de calidad. Está demostrado: no hay un mejor igualador social que la educación.

La semana pasada, en su visita a la Universidad Panamericana, el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, daba algunos datos importantes sobre los resultados de la implementación de la reforma educativa: se ha recuperado la rectoría del Estado en materia educativa; se colocó a la escuela, al estudiante y al docente en el centro del sistema educativo; se terminó con la venta y herencia de plazas de docentes —ahora, los que desean obtener una plaza de maestro, tienen que participar en un concurso nacional y únicamente ingresan al magisterio los más aptos y con mejores conocimientos—; además, los maestros se tienen que evaluar cada cuatro años para poder conservar su plaza; se avanza en la implementación de escuelas de tiempo completo con nuevos esquemas de financiamiento.

@jglezmorfin

Nota completa: http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/articulo/jose-gonzalez-morfin/nacion/2016/05/18/mejor-educacion-para-combatir-la

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Sin credencial

Fuente: Sergio Sarmiento / Reforma

“En la selva social de la existencia humana, no hay sentimiento de estar vivo sin un sentido de identidad”.

Erik Erikson

mujinvEste 20 de marzo me fue robada una bolsa con tarjetas de crédito e identificaciones. En un tiempo breve pude reemplazar las tarjetas e incluso la licencia de conducir, pero no la credencial para votar. En los módulos del Instituto Nacional Electoral (INE) ni siquiera me pueden recibir hasta que concluyan las elecciones del próximo 5 de junio.

No conozco otro país en que el documento principal de identidad sea emitido por la autoridad electoral. Usualmente lo manejan los ministerios del Interior. En México la autoridad electoral está impedida por ley de emitirlo en tiempos de campaña, lo que deja a miles sin identificación.

Yo tengo pasaporte, lo que me ha permitido realizar transacciones bancarias. En los aeropuertos y aviones, por otra parte, ya se acepta la licencia de conducir como identificación. Para otras personas, sin embargo, la falta de la credencial de elector es un problema serio. Los bancos sólo pagan cheques con este documento o con el pasaporte.

La señora Adelina de 61 años vive en Azcapotzalco y trabaja limpiando casas en la Ciudad de México. Hace un tiempo acudió a una oficina del Inapam, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, para pedir una credencial de adulto mayor que le permita viajar gratis en Metro y recibir descuentos en otras formas de transporte. En el Inapam le informaron que necesitaba llevar su credencial de elector. Fue a un módulo del INE, pero le dijeron que no le podían tramitar la credencial hasta que terminaran las campañas. Regresó al Inapam donde le señalaron que la única forma de obtener una credencial de adulto mayor sin la identificación del INE era con un pasaporte. Ese día la señora le preguntó a su patrona en uno de los apartamentos que limpia: “¿Qué es un pasaporte?”.

@SergioSarmiento

Nota completa: http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=89159

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Y luego se quejan del mal humor social

El dueño de Higa, Juan Armando Hinojosa, es muy generoso con sus amigos del gobierno. Es que tiene mucho dinero porque, de acuerdo a las revelaciones en los Papeles de Panamá, elaboró una operación para esconder en paraísos fiscales cien millones de dólares que tenía en efectivo.

Fuente: Leo Zuckermann / Excélsior

casablAlgo pasa con los constructores de obra pública que contratan los políticos del Estado de México: son muy raros. Unos son bien generosos que hasta le financian casas a los funcionarios que los beneficiaron con contratos. Otros regalan viajes a sus hoteles en la Riviera Maya, consiguen que les suban los peajes y los años de sus concesiones y, además, le mienten a sus accionistas maquillando la contabilidad. Ni se diga del que anda paseándose en un lujoso auto rodeado de escoltas a los que, con toda impunidad, les ordena golpear a un automovilista. Extraños, de verdad, estos señores. Propensos al escándalo.

Revisemos los casos de atrás hacia delante conforme han salido a la luz pública. El último es el de Emir Garduño Montalvo. Este “prohombre”, constructor mexiquense, obtuvo, de acuerdo a la prensa, “contratos millonarios de obra pública en tiempos del comisionado Alfredo Castillo en Michoacán”. Recordemos que Castillo es parte del grupo mexiquense, encabezado por el Presidente que gobierna el país. Peña Nieto lo mandó a Michoacán a ordenar ese estado convirtiéndose en el verdadero gobernante de la entidad. Según Arcadio Méndez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial michoacano, el comisionado, durante su gestión, privilegió a las constructoras del Edomex, como las de Garduño, adjudicándoles obras a cambio de un “diezmo o alguna partida importante para el que mandaba”.

Garduño, al parecer, subcontrató a empresas michoacanas para llevar a cabo los trabajos pero “luego incumplió con los pagos”. Pues bien, esta fina persona, hace unos días conducía su elegante Rolls Royce por las calles de Toluca cuando un automóvil invadió su carril. Emir venía acompañado de varios coches y motocicletas de sus escoltas quienes, por órdenes del jefe, rodearon al acompañante de la conductora, un policía federal franco, y le pegaron utilizando las cachas de sus pistolas. Un par de personas grabaron el incidente y lo circularon por las redes sociales: Garduño se convirtió en #LordRollRoyce.

Nótese que el coche del constructor mexiquense no tenía placas y, según la víctima de la golpiza, los autos de los escoltas tenían placas oficiales del gobierno del Estado de México. Uno de ellos al parecer era policía de la entidad que andaba cuidando al contratista. Hoy sabemos, además, que Garduño está siendo investigado por un homicidio en Metepec.

@leozuckermann

Nota completa: http://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/2016/05/24/1094522

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

¿Urna o calle?

Fuente: Sergio Aguayo / Reforma

elegirEl voto ha perdido lustre. Mientras las irregularidades se multiplican, las autoridades electorales se invisibilizan o sacan a relucir su parcialidad o impotencia. ¿Cómo regresarle brillo a la necesaria urna?, para empezar, reconociendo la gravedad del padecimiento.

Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín publicaron en Letras Libres y Nexos del mes de mayo largos ensayos aceptando que la transición se extravió. Pese a su desilusión siguen atribuyéndole virtudes inexistentes a las elecciones. Krauze piensa que la solución está en que las “generaciones jóvenes” encuentren al “candidato ciudadano” capaz de encarar los “grandes problemas nacionales con una nueva visión y nuevas iniciativas”. Es una salida fácil e irreal asignarle a un líder providencial la tarea de enfrentarse a cúpulas parapetadas en instituciones férreamente controladas.

La principal debilidad en los análisis de Enrique y Héctor es la manera como desestiman la determinación con la cual las cúpulas excluyen la participación ciudadana. Krauze se sorprende porque no han aparecido en México “partidos políticos de jóvenes (como Podemos o Ciudadanos en España)”. Me extraña que le extrañe. Si compara las leyes de los dos países verá lo sencillo que es registrar un partido en España y las enormes dificultades para hacerlo en México. Si los jóvenes mexicanos participan poco es porque carecen de los canales para hacerlo.

Tampoco aceptan la enorme responsabilidad del Instituto Nacional Electoral (INE) y sus OPLES (Organismos Públicos Locales que organizan las elecciones de las entidades). Héctor reconoce en varias partes de su texto que “nuestras elecciones parecen una subasta” y que “hay un mercado negro electoral de fondos aportados por gobiernos, futuros contratistas y redes criminales”. Luego se contradice al celebrar las elecciones de 2015 “porque vimos funcionar en toda su eficacia administrativa y ciudadana las redes y los veredictos de la institución electoral”.

@sergioaguayo

Nota completa:

http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=89209

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Tiempo nuestro

Fuente: Denise Dresser / Reforma

denissePuta. Yegua de Troya. Carmelita descalza. Agente del PRIAN. Incongruente. Falsa. Vendida. Estos son tan sólo algunos de los epítetos que han sido lanzados en mi contra desde que dije que no descartaba una candidatura ciudadana a la Presidencia. Desde ese día he escuchado y leído opiniones sobre mí y mis motivaciones que revelan el primitivismo político de Morena, el conservadurismo social del PAN, la suciedad con la cual el PRI acostumbra atacar, y también una misoginia acendrada que abarca incluso a la comentocracia “ilustrada”. He leído comentarios que a cualquiera que tenga una madre, una esposa, una hija o una hermana le debería dar vergüenza haber escrito. Y sin embargo aquí sigo, limpiando las cubetadas de testosterona que me avientan a diario.

Porque también he palpado la esperanza de los que sí entienden algo que podría parecer quijotesco, ridículamente idealista. He recibido los mensajes de aquellos con quienes he cabildeado, marchado, empujado, presionado, peleado a lo largo de los últimos quince años, en un frente u otro. En la Suprema Corte contra la Ley Televisa y a favor de “Yo Contribuyente” y la despenalización del aborto. En la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal en el caso del News Divine y tantos más. En el Senado oponiéndonos a la designación de Medina Mora e impulsando una Suprema Corte “sin cuotas y sin cuates”. En la calle marchando por la justicia y la verdad en Ayotzinapa y una vida sin violencia para las mujeres de México. En el INE tratando de lograr la cancelación del registro al Partido Verde. En las campañas electorales exigiendo la reducción del financiamiento a los partidos y la presentación del 3de3 porque si los candidatos no están dispuestos a hacer eso -lo mínimo- no merecen nuestro voto y mucho menos gobernar. Asimismo, años de denunciar a los monopolios y a quienes los protegen. Años de defender la libertad de expresión cuando la coartan.

Yo y muchos más, impulsando la despenalización de la mariguana y el matrimonio igualitario y un Sistema Nacional Anticorrupción robusto apoyado desde abajo y desde afuera. Causas ciudadanas, todas. Causas que trascienden afiliaciones ideológicas y lealtades partidistas y geometrías políticas. Causas que buscan un gobierno más decente y menos decadente. Más representativo y menos rapaz. Más transparente y menos opaco. Y entre lo mucho que hemos aprendido batallando en esas zanjas lodosas, incómodas, a veces solitarias, es que allí no han estado los partidos. Allí no han estado, dando la cara y el tiempo y la energía, muchos de los que se postulan ahora como “independientes”. Allí no han estado los probables candidatos partidistas como Miguel Ángel Osorio Chong o Margarita Zavala o Andrés Manuel López Obrador.

Y esto no quiere decir que yo soy moral o intelectual o políticamente superior a cualquiera de ellos. Pero sí quiere decir que hay algo que -me parece- no están comprendiendo. No son tiempos de salvadores providenciales, ni de izquierdas corrompidas o conservadoras, ni de esposas amables y respetadas de ex presidentes pero cuyo gobierno sería una versión facsimilar de lo que ya vivimos. Como me dijo un amigo sabio: son tiempos de ciudadanos, de rebeldes, de mujeres, de movimientos en contra del statu quo. Son tiempos de ideas innovadoras para encarar los tres temas de este tiempo: el crecimiento, la corrupción y la ciudadanización.

@DeniseDresserG

Nota completa: http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=89084

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

La Generación mediática

Fuente: Enrique Krauze / Reforma

debatEn la ronda de las generaciones políticas, la de los nacidos entre 1966 y 1980 no tiene nombre. Se habla de la Generación X, como una tácita aceptación de la dificultad de bautizarlos. No se parecen a sus antecesores, que vivieron en carne propia las crisis del viejo “sistema”, pero tampoco a sus hermanos menores, los “Millennials”, cuya memoria no va más allá del siglo XXI. Los X son una Generación encabalgada entre el fin de un régimen y el principio de otro.

En términos políticos (que son los que atañen a este análisis), esta elite rectora se divide en dos vertientes: los que trabajan en el gobierno federal (empezando por el presidente Peña Nieto y varios ministros relevantes), el congreso, los gobiernos estatales, los partidos, las instituciones públicas autónomas; y aquellos que hacen política por otros medios, en los medios. En ambos casos, su misión debería ser consolidar el orden democrático. No está claro que lo estén haciendo.

Los primeros han fallado en comprender y calibrar el desencanto moral de México. En más de un sentido, han contribuido a él. Nada hubiese sido más importante en estos años que la aparición de un liderazgo ético que antepusiera a cualquier otro fin el combate a la corrupción, la impunidad, la inseguridad y la violencia. Por desgracia, no ha ocurrido, y ese vacío de autoridad ha colocado al país en una zona de incertidumbre sobre la supervivencia misma de la democracia.

En cuanto a la vertiente mediática, basta listar las decenas de conspicuos personajes de la prensa, la radio y la televisión para apreciar su predominio. ¿Qué los caracteriza? En primer lugar, las condiciones materiales. Es quizá la primera generación que ha podido vivir (y vivir bien) de su trabajo en los medios. Con una ventaja adicional: muchos tienen una existencia anfibia, con un pie en la academia. El contexto ayuda: con el arribo de la democracia, México goza de una libertad de expresión inexistente en los tiempos de la “Dictadura perfecta”. Esa libertad, sobra decir, no es total: la acotan y reprimen (salvajemente) poderes locales, estatales, criminales (aliados, muchas veces, entre sí) pero ese acotamiento ya no es estructural al orden político.

@EnriqueKrauze

Nota completa: http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=89004

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Sí entienden

Fuente: René Delgado / Reforma

conspopLa clase política sí entiende cuanto ocurre. Bien que entiende. Justamente por eso, el empeño y esfuerzo por negar, disfrazar u ocultar la realidad, de aguantarla nomás hasta después de los comicios. Ya con la nueva correlación de fuerzas, intentará capotear el vendaval en puerta que, ahora, incluye no sólo el aspecto político y social, sino también al peso… Claro, si no es que antes del cinco de junio se desbordan los problemas, se revienta la cuerda de la tensión electoral o se derrumba la moneda.

En su lógica, gobernar, legislar o administrar es lo de menos, lo importante es ganar gubernaturas, alcaldías, curules y, por ende, servirse de presupuestos, contratos, fueros, sueldos, moches, dietas y prerrogativas. Esa sí es tarea de su interés y bien vale la pena jugarse cuanto sea por el loco afán de disfrutar sin habitar los palacios, de ejercer el no poder.

Al carambas, la necedad de atacar la corrupción cuanto antes. ¿Cuál prisa, si todavía hay mucho que robar y despilfarrar? Al carambas, la terquedad de dar con los desaparecidos. Si están vivos, ya aparecerán; si no, basta con darlos por muertos. Al carambas, la obsesión por identificar los huesos que germinan en las fosas. Con tanto desempleado, enhorabuena salir de algunas plazas de trabajo, así sea de ese modo. Al carambas, la urgencia de contener la fuga de capitales. Ahí están las reservas. Al carambas, la plañidera de pagar tributo al crimen y al fisco. Ni que fuera tanto… Ya chole, no es momento de andar formulando reclamos y exigir audiencia. Una cosa es representar a la ciudadanía, otra atenderla.

Cada cosa en su momento, y el momento señala lo contrario: la ciudadanía debe atender a los políticos. Condecorarlos con su voto sin andar cuestionando su desempeño. Nomás faltaba.

Nota completa: http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=88957

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Hay presos por hambre y… secuestradores libres

Fuente: Rubén Cortés / La Razón

quienesPocos países como México a la hora de tener leyes: muchísimas y de vanguardia. Sólo en sus dos primeros años de gobierno el Presidente consiguió del Congreso 11 reformas y, antier, mandó iniciativas para legalizar en todo el país matrimonios gay.

En contraste, sólo en el DF hay 246 presos por hambre: robaron un bolillo, un gansito. Y este mes quedaron libres, por tecnicismos jurídicos, al menos cuatro secuestradores, incluido uno de los asesinos de la hija de Nelson Vargas, el cual acecha a otra víctima, según denuncias.

De ahí la relevancia del gesto del Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, quien anunció ayer una amnistía para los presos por hambre y la creación de una ley que impida condenas carcelarias a quienes roben para comer, sin duda un delito menor que puede ser resuelto con otro tipo de medida.

Porque estamos obligados, a la actual altura de nuestros avances democrático y socioeconómico, a ser, más que un país de leyes, un país que las aplique con criterio. Por ejemplo, 62 por ciento de los presos de México está por robos menores a dos mil pesos y sin procesos judiciales correctos.

Son casos como los de Jesús Andrade (condenado a ocho años por robar unos alambres para jaula de pericos), Alejandro Mejía (a tres años por robar una tanga usada y un cable para Ipod) o Marco Antonio Vargas (a seis años por robar condones).

En cambio, Isidro Solís Medina, El Chilo, está libre aunque fue señalado por el jefe de una banda de secuestradores como su cómplice (e identificado por cuatro de sus víctimas) como plagiario y asesino de la joven Silvia Vargas Escalera.

@ruben_cortes

Nota completa:

http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=308157

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Crisis mexicana

Nos hemos engolosinado modificando leyes, publicitando reformas estructurales para seguir incurriendo en la patología más grave del Estado mexicano: su brutal y abismal incongruencia entre lo que la ley dice y lo que en la realidad acontece.

Fuente: Juan José Rodríguez Prats / Excélsior

resc2“Algo se está quebrando en todas partes”.  José Emilio Pacheco.

¿De dónde vendrá el remedio para México? Parte esta interrogante del supuesto de una profunda crisis en el país: hay en la sociedad un deteriorado grado de credibilidad y de confianza, el sistema político no genera estabilidad y la nuestra no es una democracia sana. Basta asomarse a los procesos electorales en curso para confirmar nuestra precaria cultura y la mediocridad y mezquindad de nuestra clase política. Por lo tanto, de aquí a 2018 la preocupación central es quién encabezará nuestra regeneración ética y política.

Enrique Krauze, con su ensayo Desaliento en México (Letras Libres), y Héctor Aguilar Camín, con su Nocturno de la democracia mexicana (Nexos), ofrecen una descripción descarnada del momento que vivimos.

El siguiente punto es la búsqueda de la solución, lo cual va ligado al análisis de quienes son factores de decisión.

Es inútil esperar algo del actual gobierno. El problema de Enrique Peña Nieto es cultural. Logró ser Presidente, pero no tiene ideas que motiven al pueblo de México a una acción concertada. Nada podemos esperar de él porque ya no tiene nada que dar.

La clase política y los partidos están empecinados en una batalla por el poder en la cual ya no se identifican las propuestas de cada quien. Únicamente queda clara una lucha sin reglas y sin árbitros para obtener triunfos electorales.

El empresariado podría tener un papel más activo. Sin embargo, se refugia en sus intereses y concibe la política como algo ajeno en lo que no debe inmiscuirse.

Se percibe en algunas comunidades brotes aislados que difícilmente repercuten a nivel nacional. La provincia ha sido origen de muchos cambios, pero hoy en día se esmeran más en proteger su entorno ante la inseguridad y la violencia.

@rodriguezprats

Nota completa: http://www.excelsior.com.mx/opinion/juan-jose-rodriguez-prats/2016/05/19/1093609

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

El Santero

Fuente: Sergio Sarmiento / Reforma

secuestr“Un secuestrador ya fue liberado y vivimos con el temor que el resto de la banda salga libre”.  Víctima de secuestro

El secuestro sigue siendo una de las peores pesadillas que puede sufrir una persona o una familia. Esta experiencia la vivieron tres hermanas secuestradas en Iztapalapa, Ciudad de México, en 2009, cuando salían de un gimnasio en la noche. El taxi que tomaron las desvió y las jóvenes, cuyo padre tiene una fábrica de dulces, fueron secuestradas por un grupo armado en una camioneta y llevadas a una casa de seguridad en el Estado de México.

La pesadilla apenas empezaba. Las chicas fueron encadenadas. Las golpearon una y otra vez. Un día de las madres a dos les amputaron los dedos meñiques: “Ellos se reían diciendo: qué bonito regalo de 10 de mayo”. Días después a una le cortaron el dedo medio; a la otra, el medio y el anular. A la tercera la amenazaron con amputarle la mano, pero al final no lo hicieron.

Raúl Martínez Gutiérrez, El Santero, quien vendía productos de santería en el mercado de Sonora de la Ciudad de México, acudió varias veces a la casa de seguridad en que se encontraban encadenadas las hermanas. Ahí las desnudaba y les hacía “limpias”, matando animales y haciéndoles baños de hierbas, para que el secuestro culminara bien, esto es, con un rescate cuantioso y sin daños para los secuestradores.

Las limpias del Santero no tuvieron efecto. El 22 de mayo de ese 2009 un operativo de la Policía Judicial del Distrito Federal entró a la casa de seguridad y liberó a las maltrechas víctimas. Los criminales fueron detenidos y confesaron haber realizado cuando menos 14 secuestros.

@SergioSarmiento

Nota completa:

http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=88809

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario