Los partidos y su corrupción

Fuente: El Universal

parti29 septiembre 2016. Los partidos políticos gozan cada vez de menor credibilidad en México desde que en el año 2000 se pensó que un cambio de agrupación política en la Presidencia de la República significaría una transformación de fondo —casi automática— en el país. Los principales culpables de esa mala percepción son, por supuesto, los propios partidos que no sancionan a sus malos cuadros y que tampoco castigan las prácticas corruptas de éstos cuando llegan a posiciones de poder.

En este momento los partidos tienen en la mira a 61 militantes contra quienes han iniciado procedimientos de sanción internos, algunos por corrupción, otros por temas menores como apoyar a otros institutos políticos.

Los casos más relevantes en el PRI son contra los ex gobernadores de Nuevo León, de Veracruz, de Quintana Roo y de Chihuahua. En la Comisión Anticorrupción del PAN hay 26 denuncias contra funcionarios o cuadros panistas. En el PRD existen 20 procesos abiertos.

Pero incluso la peor de las sanciones contra un militante, la expulsión, es poca cosa frente a la exigencia social de un alto a la impunidad de los poderosos. Por eso lo más relevante de estos casos tendrá que ser no sólo el castigo del grupo político, sino el retiro del apoyo que los partidos dan siempre, en automático, a los todos gobernantes afiliados a sus siglas sólo por el temor de las agrupaciones de perder los recursos que los funcionarios les aportan a sus bolsillos.

Cuando Vicente Fox asumió como presidente de México, su entonces contralor Francisco Barrio prometió que iría tras los “peces gordos” de la corrupción en el país. La caída del PRI generó la expectativa de que, ahora sí, las cosas cambiarían para bien. Gran decepción fue ver que no sólo no se atrapó a altos funcionarios o ex gobernantes en esa administración, sino tampoco en los dos sexenios siguientes.

Leer nota completa: eluniversal.com.mx/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Por la justicia

Fuente: Leonardo Kourchenko | El Financiero

justicia29 septiembre 2016. Los partidos políticos, por lo menos las dos fuerzas dominantes –el PRI y el PAN– inician un proceso de revisión interna para extirpar, para erradicar la corrupción rampante en algunos de sus muy distinguidos miembros.

Súbitamente, descubrieron la corrupción. De golpe y porrazo, como si nunca hubiese existido en casos, acusaciones y señalamientos, estos partidos dieron cuenta de los excesos insultantes a la ciudadanía.

En el caso de Veracruz, el primero –en palabras de Enrique Ochoa, presidente nacional del PRI– que fue sometido a la ‘exhaustiva revisión’ de la comisión de justicia partidaria, el fallo es inequívoco: Javier Duarte de Ochoa merece le sean rescindidos sus derechos partidistas para que se inicie un proceso de investigación.

¡Vaya sorpresa! Ejemplar actitud de transparencia y honestidad política la que nos da el PRI. Déjeme aportar tan sólo, a esta preclara convicción por la justicia y la transparencia política, dos datos fundamentales: las primeras observaciones y señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación en torno al gobierno de Veracruz, sus malos manejos, sus desvíos de fondos, sus cuentas inconexas y desarticuladas, fueron hace tres años. ¿Qué le pasó al PRI estos tres años que hasta ahora se dio cuenta? ¿Cómo es que no asumió desde el origen los señalamientos de abusos, robos, desvíos e inconsistencias presupuestales?

La respuesta es sencilla: se avecinaba un delicado y competido proceso electoral para renovar al gobernador. Para el PRI era vital conservar el gobierno de la tercera reserva de votos en el país, después de la Ciudad de México y del Estado de México. Perdieron y la historia ahora es distinta. La justicia y la transparencia al servicio de la política y de los tiempos electorales.

Pero no vaya usted más lejos: los señalamientos en el Nuevo León de Rodrigo Medina y los espectaculares negocios de su padre y hermano, eran públicos y denunciados, por lo menos, dos años antes de terminar su gestión. ¿El PRI hizo algo entonces? Nada.

El escandaloso, insultante, vergonzoso caso del exgobernador Borge en Quintana Roo, mereció incluso el apunte de Manlio Fabio Beltrones –entonces presidente del PRI– al solicitar al presidente Peña la intervención ejemplar de la justicia. Nada. El PRI y el gobierno, omisos, elusivos, con la mirada puesta en ‘lo que sí cuenta’ y en las reformas.

Y sume usted los casos, estados, gobernadores que se vayan agregando a la lista.

El PAN no es la excepción. Tristemente, como dice un colega de célebre trayectoria, el poder los iguala a todos. Justamente contra esa premisa lanzó Ricardo Anaya su campaña por la presidencia del PAN, en una contienda no exenta de polémica y asperezas con el hoy gobernador electo de Chihuahua, Javier Corral. Anaya, el ganador, decía entonces ‘no todos somos iguales’, señalando con firmeza los escándalos de los moches y el inolvidable ‘Arriba Montana’, del diputado y comisionista Luis Alberto Villarreal. Anaya designó al muy noble y serio Luis Felipe Bravo Mena para encabezar una ‘enérgica’ y transparente comisión interna de limpieza, investigación y expulsión del partido a aquellos que habían actuado mal. Resultado a dos años: Nada.

No sólo de aquellos del pasado, de Villarreal y sus compinches, sino el emblemático Padrés, quien incluso enfrentó ya los primeros embates de la justicia, el Ministerio Público y la PGR.

El Partido Acción Nacional, en una conducta penosa y deshonrosa –de la palabra de su joven y prometedor presidente– tapó, encubrió, pateó la lata sin ejercer auténticos procesos de investigación y expulsión. Lamentable.

El joven Anaya carece de autoridad moral al acusar insistentemente al PRI por su récord obscuro y corrupto. No porque los tricolores sean un ejemplo de honestidad en el servicio público (Duarte, Duarte, Medina, Borge, Alonso Reyes, Montiel, Moreiras, Herrera, Melquiades, etcétera), sino porque la historia demuestra que los del PAN son iguales. ¿Por qué, a pesar de haberse comprometido, el PAN y su elegante comisión no actuó en más de un año en contra de Padrés? ¿Esperaba a que la PGR investigara? ¿No bastaba con los múltiples señalamientos públicos y la monumental cortina de una presa para llamar a cuentas a su correligionario?

@LKourchenko

 

Leer nota completa: elfinanciero.com.mx/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Las malas noticias cuentan mucho

Fuente: Raymundo Riva Palacio | El Financiero

buro29 septiembre 2016. Las buenas noticias, parafraseando al presidente Enrique Peña Nieto, cuentan mucho. Como el nuevo Reporte Global de la Competitividad publicado por el Foro Económico Mundial este martes, en el cual se muestra que en un año México subió seis lugares en el ranking de 138 naciones, empujado por la eficiencia en materia laboral, financiera y de bienes y servicios. Pero lo que no se cuenta también cuenta mucho, como lo que subraya este informe que leen los capitanes de la industria en el mundo. México sigue teniendo problemas crecientes de inseguridad, desconfianza en sus líderes y de corrupción, lo que coloca a las instituciones mexicanas en el lugar 116, casi al fondo de la tabla mundial.

En el desagregado, ante el optimismo cauteloso de la mejoría en la eficiencia competitiva, se encuentran los factores que hacen dudar a los inversionistas. El mayor es la corrupción, donde una quinta parte de los empresarios entrevistados la señalaron como la principal causa de su desánimo. El segundo es la inestabilidad política, con 15.2 por ciento de las respuestas, seguido de inestabilidad del gobierno con 15 por ciento, y una burocracia gubernamental ineficiente con 8.0 por ciento. Si se ve en su conjunto, lo que los inversionistas y empresarios están viendo en México se concentra en la percepción negativa que tienen del gobierno y de la conducción del presidente Peña Nieto. Para entenderlo mejor, desagreguemos:

*Corrupción. La gangrena persigue al gobierno desde agosto de 2013, en plena efervescencia de popularidad de Peña Nieto, cuando comenzaron las quejas por eufemismo de sobornos y extorsiones. La corrupción es el gran mal del peñismo, porque lejos de que el presidente haya hecho una cruzada interna contra ella, se ha venido incrementando en todos los niveles. Citas con el exdirector de Pemex se llegaron a vender hasta en 20 millones de pesos cobrados por colaboradores del funcionario, o comisiones de hasta 40 por ciento para entregarle una obra pública o pagar por servicios realizados. La corrupción se ha ido extendiendo y ha tocado incluso el corazón de Los Pinos de una forma escandalosa, aunque silenciosa, que será abordada más adelante, con detalle, en este espacio.

*Inestabilidad política. Es una verdad de Perogrullo hablar sobre este tema después de casi seis que los maestros disidentes han tenido secuestrado el sur del país, sin que el gobierno federal hiciera nada por liberar comunidades enteras ni compensara las multimillonarias pérdidas que causaron al sector privado. El conflicto lo solucionó temporalmente el gobierno con carretadas de dinero disfrazadas a los líderes del magisterio disidente para apaciguar sus protestas callejeras, y la condonación de penas criminales y libertad para sus dirigentes. La inestabilidad no parará. Se suspendió temporalmente en algunas regiones, pero la forma como el presidente avaló la relación mercenaria de la Secretaría de Gobernación con los grupos antisistémicos –con un premio al autor intelectual y material de ello, el nuevo secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda–, genera bálsamos pero no soluciones definitivas, lo que hace que la inestabilidad política se encuentre en una pausa, no en agonía.

*Inestabilidad del gobierno. Interesante la forma como ven los empresarios y los inversionistas al presidente. Si hablan de “inestabilidad en el gobierno” es porque Peña Nieto, a su juicio, carece de liderazgo dentro de su propio gobierno. La forma opaca y desaseada con la que se dieron cambios al más alto nivel –el secretario de Hacienda o del comisionado de la Policía Federal, por ejemplo–, la falta de sanciones, reprimendas o castigos a funcionarios deficientes en sus tareas –el secretario de Gobernación y la actual secretaria de Desarrollo Urbano y Territorial son dos casos claros de metas incumplidas–, han creado la percepción de que Peña Nieto es un presidente débil, que no toma decisiones con mano firme y mente dura, y que con sus ausencias en el mando –como se le ve públicamente– ha sido incapaz de transmitir que tiene rumbo y destino.

@rivapa

 

Leer nota completa: elfinanciero.com.mx/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Desconectados

Fuente: Sergio Aguayo | Reforma

discon28 Sep. 2016. Nuestros políticos y gobernantes flotan sobre los cargos desconectados de la historia y de la sociedad. Abordo el tema con un escándalo capitalino que ilustra el patrón nacional.
El 15 de septiembre la policía sorprendió al segundo de la delegación Cuauhtémoc, Pablo de Antuñano, con 600 mil pesos en una caja de cartón. Si uno piensa en las deudas dejadas por Javier Duarte a Veracruz estamos ante un pecado venial. Sin embargo, el escándalo creció porque involucra a Ricardo Monreal, líder de Morena que encabeza las intenciones de voto de quienes aspiran a gobernar la capital.

Monreal se defendió con un guion desgastado. Primero se deslindó y luego se presentó como víctima de una campaña urdida por sus enemigos políticos: su principal sospechoso es el PRD que carece, dijo, de “autoridad moral”; también señaló “al Estado Mayor Presidencial” y al periódico Reforma. Es una defensa típica de los políticos en situaciones incómodas.

En noviembre de 2014 Carmen Aristegui y su equipo difundieron el reportaje sobre la Casa Blanca que involucraba a Enrique Peña Nieto en un grave conflicto de interés. El Presidente reaccionó descalificando la información por incluir “aseveraciones imprecisas y carentes de sustento”, luego trató la noticia como parte de un “afán orquestado [para] desestabilizar” a su gobierno y cerró el asunto cuando un subalterno lo exoneró.

Aventar la culpa a otros sirve de bien poco cuando se carece de evidencia. Es obvio que desprestigiar al opositor es práctica común en México y el mundo. Es altamente probable que el PRD y Mancera quieran hundir a Monreal porque están en juego los tesoros capitalinos. Es incluso posible que hayan espiado a Antuñano para atraparlo con sus manos sobre la cajita milagrosa. Irrita que estén manejando el tema como si fuera una disputa entre ellos.

La mayor parte de los políticos mexicanos deambula en una burbuja compartida con aliados o enemigos. Es normal que cuando ocupan los cargos en cualquier lugar de México se desconectan de la ciudadanía y sólo se preocupan por los de su especie. Entre ellos socializan, hacen negocios, se pelean, insultan y reconcilian. A la ciudadanía le asignan el lucidor pero irrelevante papel de florero.

Importa que Monreal reproduzca este patrón cultural porque representa a Morena, un partido que insiste en mostrarse como una alternativa a la mafia en el poder. No basta con decirlo. Tienen que probarlo conectándose con las inquietudes que expresa la ciudadanía en docenas de encuestas. Vivimos temerosos de la violencia y ofendidos por la corrupción y la desigualdad. Monreal aceptó tácitamente el problema al nombrar a Zuleyma Huidobro González, una política con un buen nombre, para sustituir al “Señor de la cajita”.

A Monreal le falta una explicación clara y convincente sobre la gestión de Antuñano y una disculpa explícita hacia una sociedad que se siente agraviada. Los 600 mil pesos aparecen después de múltiples acusaciones de irregularidades en diferentes colonias de la Cuauhtémoc. Me consta que Antuñano congelaba las denuncias. ¿Actuaba solo? ¿Entre sus cómplices está el crimen organizado?

Colaboró Zyanya Valeria Hernández Almaguer

@sergioaguayo

Leer nota completa: reforma.com/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

No hay estrategia en materia de derechos humanos

Fuente: Edgar Cortez | Animal Político

hrdhEl informe anual de gobierno podría ser un ejercicio de rendición de cuentas pero nunca lo ha sido en México. Años atrás el informe era el día del presidente, luego pasó a ser una entrega formal del Ejecutivo al Congreso seguido de posterior mensaje político; ahora ni siquiera eso.

El cuarto informe del presidente Enrique Peña Nieto tiene 765 páginas, de éstas se dedican 10 expresamente a informar sobre derechos humanos.

A lo largo del informe se menciona en 210 ocasiones “derechos humanos”. De este número de menciones, 47 veces se refiere a que se impartió algún curso o capacitación a funcionarios públicos; en 16 oportunidades la mención tiene que ver con alguna campaña o difusión del tema, y 15 tienen que ver con que se elaboró algún lineamiento, guía o protocolo que incorpora cierto aspecto de los derechos humanos. Respecto de todo esto no hay dato alguno que permita saber si tales acciones mejoraron el acceso de las personas a sus derechos.

Revisemos algunas algunos aspectos sobre derechos humanos contenidos en el informe. El apartado dedicado expresamente a derechos humanos es el 1.5.1 Instrumentar una política de Estado en derechos humanos, que como ya mencioné abarca 10 páginas.

Se menciona como parte esencial de la Política de Estado en Materia de Derechos Humanos la consolidación del Programa Nacional de Derechos Humanos (PNDH). Se dice que con el apoyo de la oficina del Alto Comisionado para Derechos Humanos de Naciones Unidas se asesoró a varios estados para elaborar sus programas estatales de derechos humanos. Cuatro estados lo hicieron: Veracruz, Tamaulipas, Baja California y Zacatecas. No hay referencia alguna a que Veracruz y Tamaulipas son estados que se destacan por la corrupción, violencia y violaciones graves a derechos humanos.

El siguiente aspecto es la promoción de los principios constitucionales derivados de la reforma constitucional de derechos humanos de 2011. Al respecto se informa de la realización de algunos, foros, de capacitaciones impartidas y de una campaña al interior de algunas dependencias. La reforma más importante en la materia aparece reducida a acciones intrascendentes.

Los siguientes dos apartados se refieren a mecanismos de coordinación y colaboración entre autoridades para mejorar el cumplimiento con los derechos humanos. La información versa sobre foros, difusión y acuerdos de colaboración entre autoridades de diversos órganos de gobierno. Nada da cuenta de cuál es la lógica de la supuesta política de estado.

El siguiente aspecto que se toca son cambios legales para mejorar la protección de derechos, ahí se abordan los debates sobre el uso de la marihuana y la presentación de la iniciativa respectiva. No se explica por qué la iniciativa quedó por detrás de los alcances del debate y tampoco que la iniciativa está detenida en el Congreso. Se alude también a las siete solicitudes de alertas de violencia de género contra mujeres y se enlista qué ajustes legales se pidió hagan los estados, pero no hay dato alguno sobre resultados y menos sobre la efectividad de las alertas para detener la violencia contra las mujeres.

Lo siguiente tiene que ver con acciones para mejorar la localización de personas desparecidas. Básicamente se informa de la creación de la Fiscalía Especializada para Búsqueda de Personas de PGR y que ha localizado a 13 personas. No se hace referencia a que esta Fiscalía, como sus mismos funcionarios lo dicen, busca pero no investiga y tampoco se menciona que ante la falta de resultados se han multiplicado las brigadas de búsqueda que efectúan los familiares en todo el país.

Otro apartado aborda el respeto de los derechos humanos por parte de las Fuerzas Armadas y Policías. La información tiene que ver básicamente con capacitación y protocolos sobre las responsabilidades derivadas de la entrada en vigor del Sistema Penal Acusatorio (SPA).

Llama mucho la atención que siendo públicas las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) sobre Tanhuato y Apatzingán, además de lo sucedido en Nochixtlán, no hay mención respecto del uso de la fuerza por parte de la Policía Federal y tampoco respecto las acciones correctivas.

El siguiente aspecto que se toca son las recomendaciones de la CNDH. El informe resalta que existe una disminución del 46 por ciento entre el número de recomendaciones dirigidas a la Administración Pública Federal en 2015 comparado con 2012.

La disminución anterior oculta que el gobierno actual recibe un mayor número de recomendaciones por graves de violaciones de derechos humanos, como lo señala el portal de noticias Animal Político. La problemática se agudiza cuando las dos recomendaciones y la investigación en curso sobre Nochixtlán tienen que ver con la PF y con el reiterado uso excesivo de la fuerza. La repetición del problema deja en claro una grava omisión.

En suma, el informe presidencial da cuenta de acciones diversas, que no son coherentes y menos que formen parte de una estrategia de Estado en materia de derechos humanos. Hay que ser claro, esa supuesta estrategia no existe.

Menciono tres datos más. A lo largo de todo el informe no se hace ninguna mención del conflicto magisterial con la CNTE, aunque hay un apartado sobre resolución y gestión de conflictos (1.1.4 Prevenir y gestionar conflictos sociales a través del diálogo constructivo). ¿Por qué en informe ignora un asunto tan evidente y actual?

En el apartado 1.5.3 Proporcionar servicios integrales a las víctimas u ofendidos de delitos, se menciona la existencia del Sistema Nacional de Atención a Víctimas y se presenta una numeralia supuestamente exitosa. Pero si escuchamos a las víctimas de delito, lo que encontramos es una institución ineficiente, burocrática y cara, al grado que actualmente se exige que se reforme la ley respectiva así como la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

 

 

@edgarcortezm

 

Leer nota completa: animalpolitico.com/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

¡Qué pena con las visitas!

Fuente: Francisco Zea | Excelsior

secues26 de Septiembre de 2016. La vida de una española de ninguna manera vale más que la de cualquier mexicana. Lo asqueroso es que en este país se tenga que vivir con miedo. Que a una mujer, exitosa, trabajadora y en la plenitud de su vida sentimental y laboral, la maten y la tiren en el lugar de donde proviene la clase política dominante de nuestro país, el Estado de México, es una mentada de madre absoluta. Resulta indignante que una mujer que fue secuestrada en la Ciudad de México pasó por cajeros, la llevaron por la carretera y su cadáver lo tiraron en  Santiago Tianguistenco. Eso quiere decir que pasó por la policía capitalina, la federal, la estatal del Edomex y la municipal de Santiago. ¿Ningún cuerpo policial pudo detectar lo que pasaba? ¿Ninguna corporación estuvo atenta? ¿Estaban coludidos con los asesinos? Las respuestas a estas preguntas son inocuas. Es decir, valen un carajo.

Entiendo que el secuestro y posterior homicidio de María Villar pudo ser una circunstancia. Percepción es realidad. Entiendo que este delito no refleja, quizá, la realidad de la lucha en contra del crimen organizado en México. Hace unos días el ministro del Interior de España dijo que entabló conversaciones con un funcionario mexicano, quien le dijo que este tipo de casos era normal y que quizá la liberarían a la brevedad. Eso es un monumento a la estupidez y  a la incompetencia. Más humillante resultan las declaraciones del canciller hispano, haciendo un llamado a sus conciudadanos, pidiendo que, cuando vengan a nuestro país, avisen de su ubicación al consulado, por, si sucede una desgracia, tenerlos ubicados. ¡Qué pena con las visitas! Qué vergüenza. Puede ser una casualidad el asunto de la española, por cierto, sobrina del presidente de la Federación Española de Futbol, pero nos desnuda, nos deja en nuestra dimensión, somos un país bronco, peligroso y con una impunidad tremenda que no para y que lastima.

Qué demonios puede motivar a un hijo de la…. madre que lo parió a matar por dinero a una mujer, 65 mil pesos o dos millones. ¿Quién carajo puede tener entrañas tan asquerosas? ¿Dónde perdimos el rumbo como país y como sociedad? Puedo asegurar que la impunidad ha motivado que cualquier estúpido sienta que matar no tiene consecuencias. La impunidad reina, navegando entre la incompetencia y la complicidad de las autoridades. ¡Un asco, carajo!

Siendo padre de dos hijas, me he imaginado y pensado mil veces el miedo, el pánico y la desolación de una mujer de 39 años en manos de unos desalmados. Minutos, horas de desesperación. Lágrimas, súplicas y al final la muerte a partir de la asfixia. ¡Malditos! Gente de mierda. Estoy, como padre de mujeres, asqueado de tanto dolor innecesario. Del abuso y del crimen.

@franciscozea

 

Leer nota completa: excelsior.com.mx/opinion/francisco-zea/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Twitter, humillación y amenazas

Fuente: Manuel López San Martín | La Razón

twitterMartes 27 septiembre 2016. Las redes sociales son una poderosa arma que democratiza el contenido y permite un involucramiento más directo con lo público.

Son un mecanismo contra la indiferencia que potencia, además, la participación. Tienen innumerables aspectos positivos que las convierten en tierra fértil para la deliberación y el debate. Dentro de esas redes, sabido es que Facebook es la más usada, Instagram y Snapchat están en auge en generaciones jóvenes, y Twitter es la herramienta informativa más efectiva, por la dinámica de extensión de los posts —140 caracteres— y velocidad con que se viralizan.

Pero así como están las enormes ventajas que las redes tienen, no sólo en términos sociales, sino también democráticos, asimismo se han convertido en plataformas donde usuarios, escudados en el anonimato, sacan lo peor de sí. Hay cientos de ejemplos. Me quedo con dos recientes: el caso de una joven de Sonora —cuyo nombre no mencionaré—, quien en su despedida de soltera fue videograbada y, a raíz del video que circuló, canceló su boda. El caso es de sobra conocido y no lo detallo porque es ocioso hacerlo. Sí, por el contrario, sirve como botón de muestra de cómo las redes se han convertido en “conciencia” colectiva, y cómo en ellas campea la doble moral. La cantidad de comentarios machistas, insultantes y humillantes que recibió habla de odio y descalificación fácil en los cuales cualquier reputación puede quedar destruida. Y no es un juego ni puede tomarse así. Basta observar que, también la semana pasada, una joven en Italia se suicidó tras difundirse y hacerse viral un video en que aparecía teniendo relaciones sexuales.

El otro botón de muestra es no menos preocupante, porque tiene que ver con la intolerancia en redes, particularmente en Twitter, donde la deliberación sobre lo público ocupa parte importante de la dinámica. En los últimos días, los tuiteros hemos sido testigos de un creciente número de amenazas contra periodistas y activistas. Los escritores Héctor de Mauleón y Rafael Pérez Gay fueron amenazados tras describir la situación de inseguridad, miedo y ausencia de gobierno en el barrio de la Condesa. También las periodistas Denise Maerker y Olivia Zerón y el columnista de La Jornada Julio Hernández fueron intimidados. Días después el caricaturista de El Financiero y La Capital Juan Alarcón fue amenazado, tras publicar un cartón del Presidente Peña Nieto. Y hasta a quien esto escribe, el sábado pasado, le tocó amago a propósito de la discusión por las marchas en pro y contra del matrimonio igualitario. Los temas, como se observa, son tan diversos como lo es la arena de lo público, pero las intimidaciones tienen un sello y parece haber un vaso comunicante: aparecen fotografías de hombres con armas, y mensajes llenos de insultos y groserías. Quienes investigan, no creen en coincidencias y ven un patrón de comportamiento.

@MLopezSanMartin

 

Leer nota completa: razon.com.mx/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

País de boleros

Fuente: Leo Zuckermann | Excelsior

boleros26 de Septiembre de 2016. Promesas van, promesas vienen, y los resultados nunca llegan. O llegan a medias. Nos hemos vuelto especialistas en sobrevender el futuro, en resolver los problemas en el papel, pero no en la realidad. Somos, en este sentido, el país de los boleros. ¿Por qué?

Comienzo con los ejemplos. El presidente Peña tiene una respuesta de cajón cuando le preguntan por el problema de la corrupción. Hemos creado —presume— el Sistema Nacional Anticorrupción. Muy bien. Y es cierto: ya se aprobaron y promulgaron las leyes respectivas. Algunas disposiciones ­—como la obligación de presentar las tres declaraciones (patrimonial, de intereses y fiscal)— no pasaron porque eso hubiera desnudado a la clase gobernante. Pero, hombre, no seamos tan exigentes. Así es la democracia: no se puede pedir todo. El tema es que está aprobado todo un entramado institucional diseñado por los mejores expertos para terminar con uno de los peores flagelos nacionales. Pero, Houston, tenemos un problema: no hay dinero para implementarlo. En el proyecto de Presupuesto de 2017 no se le asignó ni un centavo a un sistema que entrará en vigor el año que entra. ¿De qué sirven tantas buenas leyes si no hay dinero para aplicarlas?

No vayamos lejos para encontrar la respuesta. En 2008 se aprobó la reforma del sistema de justicia penal para transformarlo en uno acusatorio adversarial. Los juicios orales, pues. Le dieron ocho años a la justicia federal y de los estados para prepararse a este enorme cambio. Resulta que la mayoría no invirtió los recursos necesarios para estar listos en ocho años. Hoy la reforma sigue siendo más promesa que realidad.

Otro ejemplo. Durante cuatro años de este sexenio tuvimos al frente de la Secretaría de Hacienda al rey de las promesas: Luis Videgaray. Desde el día uno prometió que la economía crecería por arriba de su tendencia histórica. Trimestre tras trimestre, con todo y la aprobación de reformas estructurales, Hacienda tuvo que salir a bajar sus pronósticos de crecimiento del PIB. Lo que no redujeron fue el endeudamiento público porque, como el gobierno pensaba que el ingreso nacional subiría, pues esto justificaba darle duro a la tarjeta de crédito. El PIB no creció como prometieron, pero la deuda, en cambio, se multiplicó creando un terrible problema.

Videgaray, por cierto, tuvo que irse del gobierno por haberle recomendado a su jefe, el presidente Peña, una reunión con Donald Trump que, en su mente, sería maravillosa para el país, promesa que terminó en uno de los grandes fiascos de este gobierno. Al quite, en Hacienda, entró José Antonio Meade, quien heredó el Presupuesto 2017 preparado por su antecesor. Heredó un mal proyecto que no está tomando en cuenta la gravedad de las finanzas públicas nacionales. Todos los expertos que he entrevistado coinciden que, con los números presentados, no se logrará el principal objetivo del Presupuesto 2017: tener un superávit primario. Esto sería terrible no sólo para el nuevo secretario sino para el país que, de por sí, ya tiene un problema de credibilidad frente a las calificadoras y los mercados de capitales. Meade, al parecer, ha entrado con el mismo optimismo de Videgaray. Si este año no controla el gasto para que cierre de acuerdo a lo presupuestado y no ajusta el del año que entra, acabará como otro funcionario más que le gustan las promesas, pero no entrega los resultados.

 

@leozuckermann

 

Leer nota completa: excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

El secuestro de María Villar

Fuente: Javier Solórzano Zinser | La Razón

maria22 de septiembre 2016. El secuestro y el asesinato de María Villar Galaz colocan de nuevo en el centro un tema que por más que digan que tiende a disminuir no deja de estar entre nosotros. A estas alturas es igual de importante conocer la cifra negra de secuestros que la que dan a conocer organismos oficiales y civiles.

Cuando hablamos de secuestros nos metemos en toda una complejidad pasando por altos niveles de corrupción e impunidad. En la gran mayoría de los casos entre los secuestradores y las autoridades existe una conexión directa. Muchas personas que padecen y sufren el delito optan por intentar arreglar su problema por sus propios medios, por más que éstos sean precarios y de riesgo.

Entrar en contacto con la autoridad puede ser al mismo tiempo la salvación o la agudización y el empeoramiento del problema. No termina por quedar claro si al tratar con las autoridades se está hablando con una extensión de los secuestradores, con los secuestradores mismos o con quien puede resolver el problema.

En medio de un gran problema como es un secuestro, el ciudadano está indefenso y para donde se mueva lo hace bajo el signo de la desconfianza. Los secuestradores estén o no ligados a la autoridad lo saben y se aprovechan de ello.

Según el Inegi la cifra negra en materia de secuestros debe andar sobre los 32 mil casos al año. Reiteremos lo sabido: para la gran mayoría que vive un secuestro en lo personal o en su entorno no tiene sentido acudir a la autoridad, “no va a pasar nada”.

El auge de los secuestros tiene que ver con la impunidad. Los secuestradores saben que en la gran mayoría de los casos no se va a presentar denuncia. También saben que si algo prevalece es la impunidad, de la cual se agarran.

Todo se hace tan fácil y se ve tan fácil que cualquier grupo de personas se puede atrever a perpetrar el delito. Es un camino que puede ser “sencillo” y más visto como una salida bajo las condiciones económicas en las que está el país. Sin empleo y con los enconos sociales a flor de piel los secuestros son una forma de hacerse de ingresos, y pueden ser también hasta un acto de algo que podría estar cerca de una “venganza social”.

El secuestro y el asesinato de María Villar Galaz meten el tema en la agenda de nuevo. No es que se haya reducido el número de delitos, lo que lo hace tan llamativo es que por una parte el delito se haya cometido en contra de una ciudadana extranjera, por lo general los secuestros son hechos a mexicanos, y que por otra parte esté teniendo un brutal y violento desenlace.

Isabel Miranda de Wallace nos ofrece datos que llevan a tener una dimensión de nuestra terca realidad. Se calcula, en función de las denuncias, que al día se llevan a efecto al menos 6 secuestros. Nos dice que si bien en algunos estados las cosas han ido cambiando y que el fenómeno tiende a ser de altibajos, las tendencias y los números generales se mantienen.

@JavierSolorzano

 

Leer nota completa: razon.com.mx/

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario

Los sacerdotes, María, la impunidad

Fuente: Jorge Fernández Menéndez | Excelsior

crimen22 de Septiembre de 2016. Los sacerdotes Alejo Nabor Jiménez y José Alfredo Suárez de la Cruz fueron asesinados en Poza Rica, Veracruz, víctimas, como escribió el papa Francisco, ”de una inexcusable violencia”.

Es verdad, más allá de cómo se hayan dado las cosas, el grado de violencia que se vive en distintas zonas del país no se puede justificar, pero sí explicar un crimen de estas características. Los sacerdotes, según las investigaciones oficiales, convivieron con sus victimarios y éstos, en algún momento de la noche los secuestraron, les robaron cinco mil pesos, producto de las limosnas del día y se llevaron dos automóviles de su propiedad. Fueron maniatados, torturados y asesinados con disparos en el rostro porque así se mata, con esa brutalidad, en Veracruz, en Guerrero, en Michoacán, en prácticamente todo el país, porque ése es el nivel que han impuesto los sicarios y los grupos criminales. Y porque resulta, también, una forma de ocultar crímenes que se han cometido por razones muy alejadas de la delincuencia organizada.

Casi al mismo tiempo que los sacerdotes eran asesinados en Poza Rica, una mujer española, ejecutiva en IBM, María Villar Galaz, era secuestrada en la zona más lujosa de Santa Fe, en la capital del país. Hubiera podido ser un caso más de secuestro exprés, pero la señora era la sobrina de Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Futbol y uno de los personajes con mayor influencia, no sólo en el deporte, de ese país. Como en muchos otros casos, se pagó un rescate menor al que pedían los criminales, pero el cuerpo de María apareció dos días después, abandonado en un riachuelo de Toluca, con una bolsa en la cabeza, asfixiada.

Las autoridades no tienen claro qué es lo que sucedió con María, pero su muerte parece ser, una vez más, el producto del accionar de una banda de esas que pululan por la mayoría de las ciudades del país, las cuales no se limitan ya a robar, secuestrar, agredir: en su lógica está ya el quitar la vida, el borrar huellas vía el asesinato de sus víctimas. La vida no vale nada.

Más allá del inútil debate entre las autoridades capitalinas y del Estado de México sobre dónde se cometió originalmente el crimen (fue secuestrada en un taxi que salía de Santa Fe hacia Polanco, según se dijo primero, en un cajero automático de un centro comercial de la zona, se dijo después, el cuerpo apareció en Toluca, Estado de México), lo cierto es que el caso de María ha trascendido por su nacionalidad y por el peso político de su tío, pero es inocultable que en el área metropolitana de la Ciudad de México ha desaparecido una mujer al día, sólo durante este 2016. En ocasiones aparecen sus cuerpos, en ocasiones no, pero el porcentaje es brutal.

María, desgraciadamente, es parte de una estadística que la gente y las autoridades suelen ignorar. Y esos crímenes ocurren con tanta frecuencia y con tanta saña porque quedan, en un porcentaje altísimo, impunes.

Por eso es tan importante que casos como el de los dos sacerdotes de Poza Rica y el de María Villar, se esclarezcan y que exista certidumbre plena sobre las investigaciones. Nada puede justificar que dos sacerdotes sean sacados de su parroquia, hayan convivido o no con sus victimarios, o que una ejecutiva sea secuestrada en uno de los lugares más vigilados y seguros de la ciudad. Pero hay que entender que esos casos están en los medios porque son paradigmáticos, porque son mediáticos, aunque hay miles de familias que han sufrido pérdidas similares y que quedan en el anonimato.

@J_Fdz_Menendez

 

Leer nota completa:

Publicado en Cultura de la Legalidad | Deja un comentario